Al rescate de las viviendas en el Centro Histórico CDMX

En 1992 el esquema de Rentas Congeladas desapreció, esto permitió que inversores miraran al Centro Histórico de la Ciudad de México como una opción para colocar su dinero. El fideicomiso para el Centro Histórico de la mano del magnate mexicano Carlos Slim dió nueva vida al corazón de la ciudad al punto que hoy en día la calle de Madero que conecta el Eje Central con el Zócalo es más costosa que la prestigiada Presidente Masarik en Polanco.

El Centro Histórico es uno de los lugares más visitados por propios y por turistas nacionales y extranjeros, el comercio ebulle y mientras a nivel de calle los locales comerciales están repletos las plantas superiores son usadas como bodegas dejando en el olvido la vivienda. Algunas razones son la falta de estacionamientos y lo caro de los existentes, el alto costo de la conservación de fachadas como imagen patrimonial y gran tráfico que dificulta la movilidad.

Esto es una oportunidad para la vivienda de renta temporal.

Por un lado es labor de los promotores inmobiliarios convencer a los propietarios que hagan vivienda en las plantas superiores pues estas se rentan a mejor valor que las bodegas. Por otro el reto de las autoridades es mantener las condiciones de habitabilidad, basados en seguridad, infraestructura, servicios, entre otros, para atraer el capital privado. Esto será en beneficio de todos.

Ya existen 34 edificaciones que podrían convertirse en viviendas de renta temporal. Esperemos no sean las únicas y pronto veamos la segunda parte de la transformación que ha sufrido este el Centro Histórico de la Ciudad de México que para muchos, es el más bello del Continente Americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *