Efecto boomerang del crédito

Hace como unos 12 años una de mis hijas (la mayor para ser exactos) tuvo la necesidad e adquirir un auto nuevo, pero tuvo el inconveniente de principio de que no tenia crédito bancario alguno como antecedente, solo contaba con una tarjeta de crédito comercial con un límite de crédito reducido, pero muy bien administrada.
Pues bien, sucede que después de varios intentos logró (gracias al buen manejo de su crédito anterior y al ingreso mensual que obtenía en ese entonces) calificar no solo para el crédito automotríz, también lo hizo para una tarjeta de crédito del mismo banco y pues ella feliz.
Es menester decir que terminó de pagar en tiempo y forma su auto nuevo y que su tarjeta de crédito bancaria la mantuvo al corriente respecto a uso y pagos.
Pasaron siente años y ella a la fecha sigue con su misma tarjeta de crédito en ese banco y algunas otras solicitadas y otorgadas por otros bancos y cual va siendo su sorpresa que el banco que le otorgó su crédito automotríz le extiende una invitación para que tramíte un “crédito revolvente” por medio de una tarjeta de negocios con un límite de crédito por $250,000.00.
Coincidentemente ella andaba pensando en emprender un proyecto comercial y esto le venía como anillo al dedo y desde luego lo contrató sin necesidad de solicitarlo.
El colofón a esta experiencia de vida, es que un manejo adecuado de los créditos obtenidos son un pasaporte para que los bancos te busquen para hacer negocios y no al revés como frecuentemente sucede.
Pues eso ¿Y tú qué piensas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *