No te dejes sorprender por quienes prometen soluciones fáciles

La desesperación es mala consejera, las personas que han acumulado deudas impagables son propensas a buscar soluciones fáciles para descubrir (a veces tarde) que es un engaño.